Cambio de 360 grados

Muchas veces, de manera equivocada, se dice que voy a hacer un cambio de 360º para decir que quieren hacer un cambio muy grande. En realidad, si nos fijamos en las horas del reloj, las 3 serían 90º, las 6 180º, las 9 270º y las 12, después de dar toda la vuelta, 360º. 

Dicho de otro modo un cambio de 360º se define como

Aquel cambio realizado para conseguir mantenerse en la misma posición.

¿Cuándo ocurre?

Hay dos causas básicas para que ello ocurra:

  • Interna. Yo he cambiado y no soy como era.
  • Externa. El mundo ha cambiado y mis acciones no consiguen el mismo resultado.
  • Mixta. Yo he cambiado y el mundo a cambiado. En el camino he perdido parte de mi esencia.

Pongamos unos ejemplos simulados.

Antes iba mucho a festivales y me lo pasaba muy bien pero ahora no me apetecen. Ya no me hace gracia tanto ruido, dormir en tienda de campaña o no ducharme en tres días. Fue una época divertida pero ya no apetece. [Interno]

Antes me encantaba ir con un grupo de amigos a festivales y conciertos. Unos se han ido a trabajar fuera de España y otros siempre andan muy liados y ya les gusta otros planes más tranquilos. Y solo, no me apetece. Echo de menos esa época. [Externo]

Me han propuesto ir al próximo FIB (Festival Internacional de Benicassin). Creo que no voy a ir porque, ni yo estoy con cuerpo para aguantarlo, ni son lo mismo que antes. Me acuerdo de antes era para fans de la música y ahora se ha convertido en un festival de guiris que quieren emborracharse todo el día. [Mixto]

En qué consiste el cambio 360º

En hacer cambios en la vida para volver a a la situación de partida. Si estoy en el puerto y el barco se empieza a moverse, tendré que saltar del barco y nadar hasta el puerto para quedarme en tierra firme.

Pero no siempre voverá a ser la misma situación. Se trata de buscar la esencia de la situación previa para, o repetirla o buscar un nuevo estado en el que incluya su esencia.

A veces se puede repetir una actividad que me gustaba mucho. Por ejemplo, dejé de leer y no se muy bien por qué, pues a mi me gustaba mucho. En este caso, se puede retomar sin problemas.

Hay otras situaciones que no son tan recomendable. Siguiendo con el ocio, antes jugaba al baloncesto pero me lesioné un hombro. Puede que haya otro deporte de equipo, en el que pueda competir y no influyan tanto los hombros, como por ejemplo el futbol sala.

Cambio en el mundo laboral

Un ejemplo claro tiene que ver con el trabajo. Imagina que tienes un perfil muy bueno y destacas. Imagina un informático que genera un código de programación muy limpio y eficiente. Cuando hay un problema te llaman a ti. Te encanta y disfrutas mucho trabajando. Para sacarte más partido te ascienden de puesto y  te suben el sueldo (recuerda, es imaginario). Sigues haciéndolo bien y te van poniendo personas a tu cargo, llevas proyectos más importantes y tienen más burocracia y más gente y pasas de diseñar programas a ser un gestionar proyectos con muchas reuniones, mucha gestión y 0 código de programación.

Desde tu despacho con paredes de cristal, tu traje y tu absoluto aburrimiento te dices ¿Quién me ha mandado ser bueno? Si a mi lo que me gusta es picar código.

En esa empresa ya no puede volver a lo que le gusta. Ya no le gusta su profesión, porque se ha convertido en otra.

¿Qué puede hacer?

Muchos siguen esperando a que llegue la hora de la salida del trabajo y  a esperar a que empiece la vida de nuevo.

Algunos, deciden montar su pequeña empresa de informática y volver a programar. Es posible que les vaya bien. Tiene los contactos, el conocimiento técnico (aunque tenga que reciclarse) y una visión mucho más global que cuando empezó.

El mayor peligro es que tenga mucho éxito y se dedique a contratar a muchas personas y que vuelva a la línea de salida, mucha gestión y poco código.

Si tiene éxito puede permitirse subir los precios, pero no hacerse muy grande. Si quieres picar código, tendrás que ser pequeño. Sino la empresa estará mal gestionada y será mucho peor.

Conclusión

  • No todos los cambios son para salirse del camino, algunos son para volver al camino. 
  • En esa vuelta no siempre podremos circular por la misma carretera, a veces será por otra parecida.
  • Si repetimos lo que nos sacó del camino… volveremos a salirnos del camino.

Deja un comentario