¿Se puede ser presidente sin tener nietos?

La respuestas es obvia, si se puede, es lo frecuente en España pero, ¿es lo recomendable? En esta entrada nos dedicaremos a reflexionar sobre la edad, la descendencia y los cargos de responsabilidad y estrategia.

La norma general, a lo largo de la historia, ha sido que las personas con más edad ocupasen los puestos más estratégicos. Se iba a consultar al anciano por su sabiduría acumulada a lo largo del tiempo. Tiene conocimientos, experiencias y templanza. Además, tiene el futuro hecho y ya piensa en el bien de las siguientes generaciones más que en la suya.

¿Ocurre esto en España?

Claramente no. En un artículo anterior se analizaba la edad de los candidatos a presidente del gobierno y los datos indican que los candidatos tienen en torno a los 40 años. Es decir, tienen hijos pequeños. Cosa que no  ocurre en otros países donde la edad de los candidatos está entre los 55 y los 78 años.

En resumen, en España tienes unos años dorados, entre los 32 y los 45 años, en los que las personas han vivido una serie de experiencias y están en una situación. A partir de los 45 años ya se empieza a correr peligro dentro de una empresa.

¿Influyen las vivencias en nuestra toma de decisiones?

Es obvio que sí. Seguro que no se nos olvida que cuando un fenómeno sigue una curva exponencial, con pocos casos hay que tomar decisiones. Este es el ejemplo del COVID 19, si ya has vivido varias crisis económicas, sabrás que de ellas se sale y habrás intentado hacer algún tipo de preparación en la época de bonanza. Si ya has trabajado en varios puestos y empresas sabrás que  los sobreesfuerzos y la fidelidad no suelen verse recompensados y que cuando no convienes te conviertes en un recurso “no rentable” y no sirven tus comportamientos pasados. En general, a mayor experiencia, nuestra toma de decisiones tendrá en cuenta muchos más fenómenos.

¿Qué aporta tener hijos en la visión y toma de decisiones?

Para contestar vamos a aprovechar un vídeo de Joaquín Sabina y Arturo Pérez Reverte. En una conversación hablan sobre la importancia que tuvo para ellos el tener hijos y cómo les cambio su forma de ver el mundo.

A partir del minuto 18:23 hablan sobre la edad y cómo el tener hijos les ha cambiado las prioridades y los elementos importantes en la vida.

Ambos llegan a la misma conclusión. Se puede resumir que uno pasa de pensar en mi a pensar en nosotros.

¿Qué se adquiere con la condición de abuelo/a?

Antes de contestar, veamos un poco qué implica ser abuelo. Respecto a la edad, técnicamente se podría ser abuelo a los 30 años. Si todos tienen hijos a los 15 años. Si se tienen a los 20 años, se es abuelo a los 40. En nuestra sociedad, se sería abuelo a los 80 (40 + 40). En este caso, estamos hablando de la franja de edad de los 45 a los 70 años. 

Pero la edad no es condición suficiente, se tiene que tener hijos y estos tener también sus hijos. Las personas que son abuelas pasan de pensar en nosotros a pensar en ellos. Digamos que lo importante en la vida ya no es que uno consiga nuevas metas, sino ayudar a su descendencia a que consiga las suyas.

Y eso, tanto en la empresa como en la vida pública, es el estado ideal para los puestos de dirección.

La experiencia vital más el enfoque más altruista hacen una combinación perfecta.

Piensa en que, por lo general, tienen su casa comprada, ya han vivido grandes experiencias, el pico de gastos, al tener a los hijos fuera de casa ya ha bajado y su preocupación se orienta más al servicio a los demás que al beneficio propio.

¿En qué pensará un presidente que tiene los hijos por criar, su casa por pagar y su carrera laboral a la mitad?

Su visión es distinta, sin más. Pero no necesariamente mejor como para que los puestos de dirección vayan a un perfil de edad sin la madurez completa.

¿Se puede ser presidente sin tener hijos?

Si y sin ser abuelo. Esta entrada no va contra nadie. El ser abuelo o abuela facilita una visión que surge de manera natural y que otros tendrán que hacer como ejercicio intelectual.

Es como la ternura que te surge al ver a un bebé cuanto tienes un hijo pequeño. No hay que imaginarlo, surge.

Visión miope de la evolución de las personas

No me cabe duda que soy mejor profesional cuanta más experiencia tengo. Creo que eso le pasa al 100% de las personas a las que le pregunto. Pero, ¿cómo puede ser que no se vea reflejado en el mercado laboral?

Es un fenómeno a analizar en España pues en otros países no es así.

En grupo de Facebook de Emprendimiento vital surgió la siguiente experiencia.

En una de las rondas de prejubilaciones de Telefónica (a los 52 años) echaron a directivos de toda la vida, como siempre. Algunos deciden vivir la vida ociosa, están en su derecho y otros seguir con su carrera laboral. Sobre todo porque sus hijos, en edad de estudiar, tengan un buen ejemplo y por interés intelectual.

Pues contaban que un directivo decidió irse a Estados Unidos a vivir y probar suerte. El resultado es que le fichó una empresa tecnológica ocupando un alto puesto en la organización. Estos no comprendían como en España se desprendían de sus directivos a la edad en la que eran más productivos.

Si quiere participar en el grupo de Facebook de Emprendimiento Vital pincha en el botón.

1 comentario

  1. Rafa Marañón

    Hola Luís,
    Muy buen articulo, evidenciando una incoherencia que viene pasando ante nuestros ojos durante décadas y no somos capaces de cambiar. ¿Realmente tenemos un nivel de directivos aborregados que apuestan por lo que creen que todos apuestan sin dejarse aconsejar por la razón? ¿O la disonancia cognitiva se transmite también como un virus y hacemos justo lo contrario de lo que decimos que pensamos y nos dicta el sentido común?
    Una excelente materia para una tesis… de las de verdad
    Un abrazo,
    Rafa

Deja un comentario